Racionalismo y empirismo

RACIONALISMO Y EMPIRISMO

La filosofía moderna aparece dividida en dos corrientes principales, ambas con numerosos seguidores que debatirán y se enfrentaran entre sí. Las dos coinciden en rechazar la tradición filosófica clásica y en intentar dar una nueva orientación a la filosofía.

Francisco Bacon, con su defensa de la inducción frente a la deducción aristotélica, es un precedente del empirismo inglés.

Desde la crítica a la escolástica aristotélica, Descartes orienta su nueva filosofía en una dirección opuesta a Bacon. Duda del conocimiento sensible y de la existencia de los cuerpos. El punto de partida de la filosofía, el “cogito”, se centra en la evidencia de un sujeto que es puro pensamiento. Desde este sujeto y sus ideas se deducirá la realidad, realizando así una metafísica a priori, que pasando por el panteísmo de Spinoza y el optimismo metafísico de Leibniz, nos conducirá al idealismo absoluto de Hegel, en el cual se identifica sujeto o razón y realidad.

Locke, aunque conozca y respete la filosofía de Descartes, tras negar la existencia de ideas innatas, debe reivindicar como única fuente de conocimiento la experiencia. Este empirismo es radicalizado por Hume, para quien la experiencia es inicio y límite del conocimiento. Las consecuencias serán la negación de la metafísica y la caída en un escepticismo que no afectará a la vida práctica ni al sentido común. La experiencia como fuente de conocimiento, la negación de la metafísica y la imposibilidad de conocer la realidad en sí (noúmeno), son reafirmados por Kant bajo el influjo de Hume, pero descubriendo un nuevo campo (trascendental), para la reflexión filosófica en las leyes a priori o principios formales presentes en la razón, que nos posibilitan conocer significativamente la realidad y que abren nuestra subjetividad a la dignidad personal y al mundo de los fines.

Las dos corrientes enfrentadas, racionalismo y empirismo, confluyen en la síntesis kantiana, que se desarrollará conduciendo la reflexión filosófica hacia el idealismo, frontera ya de la filosofía.además que los filósofos empiristas, particularmente Locke y Hume, participan plenamente de los ideales de la Ilustración

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *