Esquema 1: Dios ¿es o no es evidente por sí mismo?


Tesis

Puesto que para nosotros la existencia de Dios no es evidente, tenemos que demostrarla a partir de los efectos.


Ideas principales:

  1. La existencia de Dios, aunque evidente en sí misma, no es evidente para nosotros.

      1.1. Una proposición puede ser evidente en sí misma y no para nosotros, y en sí misma y para nosotros.

      1.2. Una proposición es evidente en sí misma cuando el predicado está incluido en el concepto del sujeto.

      1.3. Cuando de una proposición evidente, no conocemos en qué consiste el predicado o en qué el sujeto, la proposición                   no es evidente para nosotros.

      1.4. En la proposición Dios existe, sujeto y predicado son lo mismo.

      1.5. Dios es su mismo ser.

  2. Necesitamos demostrar la existencia de Dios a partir de aquello que es más evidente para nosotros.

      2.1. Lo más evidente para nosotros, aunque menos por su naturaleza, son los efectos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *