Marx nos dice en el texto comentado que la base real material, y no los productos de la conciencia, es el centro de la filosofía. Pero esta base real material está constituida por personas que producen los bienes materiales que necesitan para vivir y que en el modo de producción capitalista están alienadas. Con ello el hombre, tal como existe en la realidad, está en el centro de la filosofía de Marx:

  1. El hombre es un ser natural o material. Tiene su origen y pertenece a la naturaleza material pues está constituido por elementos naturales. En cuanto dotado de fuerzas naturales es activo, pero, en cuanto tiene necesidades y un cuerpo, es un ser objeto entre otros objetos. Sin embargo la naturaleza del hombre no es algo fijo y ya hecho, sino que tiene que hacerse progresivamente y además tiene conciencia de esta progresiva realización. En cuanto ser natural consciente, con el hombre nace la historia. La historia del hombre es la verdadera historia natural.
  2. El hombre es un ser activo. La actividad práctico-productiva o praxis es su esencia. El hombre se diferencia de los animales porque produce sus medios de vida. El trabajo, y no la autoconciencia (Hegel) o la religión (Feuerbach), es la esencia del hombre. Así el concepto de praxis o trabajo se convierte en el núcleo que estructura y vertebra todas las expresiones del hombre y de su vida, y con él todos los ámbitos de su realidad, pues la praxis constituye el medio a través del cual el hombre se relaciona con el mundo y realiza y desarrolla su ser en la historia.
  3. El hombre es un ser social. Como ser individual o asocial no existe. El hombre no puede aislarse sino dentro de la sociedad. El hombre existe y se constituye en la sociedad. La esencia humana es el conjunto de las relaciones sociales (Tesis sobre Feuerbach, VI), por tanto el aspecto relacional es esencial en el ser humano. Para Marx el hombre real, existente, es un trabajador que produce sus medios de vida y, por tanto, su propia vida dentro de un modo de producción característico de una sociedad histórica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *