Según el texto de Locke objeto de comentario, la Sociedad política o civil a través del gobierno, del poder legislativo y de los jueces, es una garantía de los derechos naturales de los ciudadanos, entre los que destaca la libertad. Locke es defensor del Estado liberal.

Karl Popper, en el siglo XX, desarrolla y adapta a la nueva situación las tesis liberales. Esta sociedad liberal, propia del siglo XX, es llamada por Popper “la sociedad abierta”.

Las ideas políticas de Popper son en gran parte aplicación de sus teorías gnoseológicas y de su filosofía de la ciencia. Según el principio de la falibilidad de Popper, todos podemos equivocarnos pero nuestra racionalidad permite que aprendamos de nuestros errores. Nuestro conocimiento y la ciencia avanzan negativamente, conservando todo aquello que no podemos rechazar o “falsacionar”. La ciencia inventa continuamente conjeturas a las que somete a refutación, aquellas que no han sido refutadas se admiten provisionalmente. Popper aplica estas teorías a la política en su obra La sociedad abierta y sus enemigos.

La sociedad abierta es una sociedad liberal, es decir, defiende como principal valor la libertad, la creatividad, y el pluralismo de ideas y conductas, por ello está abierta a los cambios y a la posibilidad de mejorar adaptándose a las nuevas situaciones. En esta sociedad todos, gobierno y ciudadanos, pueden cometer errores. Pero la libertad para criticar y controlar al poder y a nosotros mismos, nos permiten cambiar de gobierno, de ideas y de conducta. Esta sociedad tolerante y pluralista corrige sus errores y busca siempre lo mejor. La democracia no es perfecta, pues en ella se cometen errores, pero también permite corregirlos. Es la forma de gobierno menos mala.

Las sociedades cerradas son dogmáticas, se creen en posesión de la verdad, como sucede con Platón y Marx, que son criticados por Popper como enemigos de la sociedad abierta. Como poseedoras de la verdad son conservadoras e inmovilistas, no necesitan cambiar. Son autoritarias y totalitarias pues imponen “la verdad” a los ciudadanos a quienes intentarán controlar y dirigir.

Popper adopta, con respecto a las sociedades autoritarias y conservadoras, una actitud crítica semejante a la de Locke cuando éste critica a la monarquía absoluta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *