El pensamiento político de Locke proporcionó contenido ideológico al partido Whig o liberal, dirigido por Lord Ashley, conde de Shaftesbury, de quien Locke fue secretario, médico personal y tutor de sus hijos, y a quien estuvo ligado políticamente.

Cuando Shaftesbury tuvo poder e influjo político, Locke, disfrutando de su apoyo, llegó a ocupar cargos de cierta importancia en la administración del estado inglés. Pero cuando la estrella política de Shaftesbury declinó, como consecuencia de las intrigas y luchas políticas, tuvo que acompañar a su jefe al destierro en Holanda, y allí permaneció, como ciudadano anónimo, escondido, incluso tras la muerte del conde, pues el nombre de Locke aparecía en algunas listas de condenados a muerte.

Las tesis políticas mantenidas por el liberalismo en esta época, y presentes en la obra de Locke, son:

  • Es el consentimiento de los ciudadanos (el contrato) y no la voluntad divina, quien proporciona legitimidad al poder político.
  • El poder legislativo (Parlamento) tiene primacía sobre el poder ejecutivo (Monarca), ya que representa a los ciudadanos.
  • La función del poder político es la defensa de los derechos de los ciudadanos, en especial del derecho a la propiedad.
  • Los ciudadanos tienen derecho a revelarse ante un poder injusto e ilegítimo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *