ESTRUCTURA Y PROGRESO DE LA CIENCIA EN K. R. POPPPER.

Se trata de ver ahora cómo se articulan métodos, leyes, hipótesis, etc., para construir una teoría o una ciencia y cómo se produce el progreso de la ciencia, es decir, vamos a tratar de encontrar una teoría sobre el funcionamiento de las teorías científicas.

En el falsacionismo de Popper se pueden encontrar afinidades con el neopositivismo, no obstante, es el primer crítico de esta corriente filosófica. Con respecto al neopositivismo, su crítica se centrará en tres puntos: frente a los neopositivistas sostiene que la teoría es anterior a la observación (la observación depende de la teoría); el método inductivo es inadecuado; rechaza el principio de verificabilidad, sustituyéndolo por el de falsabilidad.

CRÍTICAS AL NEOPOSITIVISMO

  • La observación depende de la teoría. Las teorías son previas a los hechos. Popper llega a decir que un porcentaje altísimo del conocimiento es innato. Si no partimos de una teoría, no podemos saber qué hechos “seleccionar”.
  • Sobre la validez de las teorías, los neopositivistas consideraban que una teoría sólo es válida si puede ser contrastada por la experiencia. Popper distingue sin embargo cuatro modos de contrastar una teoría:
    1. Una teoría es válida si es coherente (si no se derivan contradicciones en ella). Un caso excepcional de este tipo es el de las teorías que dependen únicamente de su coherencia, como son las matemáticas y las lógicas.
    2. Una teoría puede ser contrastada comparando su capacidad explicativa con otra. Será más válida aquélla que tenga mayor capacidad explicativa.
    3. Popper dedica especial atención a la contrastación empírica, diciendo que lo esencial de esta contrastación es que una teoría sea falsable, es decir, que esté enunciada de manera tal que permita que un hecho pueda mostrar su falsedad.

CRÍTICAS A LA INDUCCIÓN

Popper ampliará la crítica a la inducción que hizo Hume:

  • En primer lugar, la ciencia no comienza con hechos y observaciones, porque éstos ya parten de estar enmarcados en una teoría previa.
  • Es imposible determinar cuando un número de enunciados observacionales es suficientemente amplio; las propias observaciones pueden resultar fallidas en un momento dado y aceptadas en otro.
  • La crítica fundamental reside en la fundamentación del propio principio de inducción (¿Qué es lo que hace que el principio de inducción sea válido?). Si el principio de inducción fuese una ley lógica o un juicio analítico, sería verdadero siempre, pero no es así porque la justificación del principio de inducción tiene que llevarse a cabo como la de cualquier ley empírica. Esto es: a partir de que se confirme en un número suficiente de casos. La fundamentación del principio de inducción se convierte en un círculo vicioso (falacia conocida como petición de principio).

LA FALSABILIDAD COMO CRITERIO DE DEMARCACIÓN

El neopositivismo solucionaba el problema de la demarcación (diferenciación) entre lo que es ciencia y lo que no lo es con el principio de verificación: todo enunciado con significado es un enunciado científico.

Ahora bien, la mayoría de los enunciados de la ciencia, las leyes científicas, son universales. Pero los hechos no nos dan nunca leyes universales, por lo que para verificar las leyes de la ciencia hay que recurrir al principio de inducción, que ya ha sido criticado.

Popper propone como criterio de demarcación científica que una teoría sea falsable o falible. Que sea falsable quiere decir que pueda determinarse qué hechos harían de ella una teoría falsa. En el caso de las matemáticas o de la lógica, lo que falsaría una teoría no son los hechos, sino las contradicciones internas.

En tanto una teoría que puede ser falsable, no sea falsa de hecho, esa teoría será válida, no verdadera.

  • Grados de falibilismo o falsabilidad. De la concepción falsacionista se deriva el que nunca podamos decir que una teoría es verdadera, pero sí podemos decir que unas teorías son mejores que otras, que resisten mejor la falsación. Una teoría es mejor si, además de mostrar mayor resistencia a la falsbilidad, tiene un grado de falsación mayor, es decir, si es más determinada y establece muchos más criterios por los que pueda ser falsada.
  • Hipótesis prudentes e hipótesis audaces. Las hipótesis que no modifican sustancialmente el conocimiento científico que se tiene en un momento dado de la historia, son llamadas hipótesis prudentes. Aquel tipo de hipótesis que se apartan mucho de lo que es el conocimiento científico en un momento dado, son llamadas hipótesis audaces, y su grado de falsabilidad es mucho más alto. Por ello, la ciencia avanza más proponiendo y falsando hipótesis audaces.

Una crítica que se hizo al falsacionismo es la de que, igual que las teorías son falibles, también lo son los hechos observacionales y los enunciados correspondientes. Es decir, si un solo hecho observacional puede echar por tierra una teoría, ¿quién nos asegura que las observaciones son absolutamente fiables? A esta crítica Popper responde que hay que distinguir entre enunciados observacionales públicos y percepciones privadas. Los hechos observacionales tienen que ser comunicados y estar a disposición de quien quiera repetir la observación de nuevo, de modo que ya no dependerá de la psicología de un individuo, sino de la comunidad científica en general.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *