MIGUEL DE UNAMUNO

Unamuno, en su obra El sentimiento trágico de la vida, critica explícitamente el texto que estamos comentando del Discurso del método.

Aunque para Unamuno resulte menos importante, comienza criticando la duda metódica, acusándola de ser un artificio que Descartes no se toma en serio. Pero lo que le resulta inaceptable es el “cogito” y como va a ser desarrollado. El “pienso, luego soy” quiere decir “pienso, luego soy pensante”. La derivación del pienso no es más que un conocer, algo mucho más reducido que el vivir. Descartes prescinde de sí mismo, del hombre real de carne y hueso, para convertirse en una abstracción. Lo primitivo no es que piense, sino que vive, porque también viven los que no piensan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *