J.P. SARTRE

La tesis central del texto que comentamos coincide plenamente con la tesis sostenida por Sartre en la conferencia El existencialismo es un humanismo. En efecto, Sartre afirma: “en el punto de partida no puede haber otra verdad que esta: pienso luego soy; ésta es la verdad absoluta de la conciencia captándose a sí misma”. La existencia humana como sujeto es la primera verdad absoluta de la filosofía. Pero esta primera verdad que se enfrenta a todo materialismo objetivista, supera la filosofía de Descartes, pues el hombre que se capta directamente por el “cogito”, no es una sustancia sino una existencia. Además, esta primera verdad es mucho más amplia en Sartre, pues incluye al mundo y, sobre todo, a los otros. El sujeto no puede ser nada como existente, salvo que los otros le reconozcan como tal. El otro es indispensable a mi existencia. La realidad del otro se descubre junto a la nuestra, como una libertad colocada frente a nosotros, que piensa o que quiere a favor o en contra nuestra.

El hombre, para Sartre, es un proyecto elaborado desde la condición humana, en él la existencia precede a la esencia, por esto, el concepto de sustancia pensante, como definición esencial del sujeto alcanzado con el “cogito”, nunca podrá ser aceptado por la filosofía existencialista de Sartre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *