ÉTICA, POLÍTICA Y RELIGIÓN

Descartes no aplica su duda metódica a los problemas políticos o religiosos. En el Discurso del Método precisa que las costumbres no serán sometidas a duda y serán aceptadas como indudables pese a presentar aspectos muy inciertos. La misma actitud adopta con las máximas para una moral provisional, y así se propone “obedecer las leyes y las costumbres de mi país, manteniendo constantemente la religión en que Dios me ha hecho la gracia de ser educado desde la infancia…”. Sin embargo, la novedad metodológica del cartesianismo, su aplicación en la duda metódica y su orientación racionalista, incluyen unas posibilidades de desarrollo que solamente en la Ilustración se verán actualizadas.

La exigencia de que la razón discrimine, con total independencia y autonomía, lo verdadero de lo falso, y guíe y oriente nuestras decisiones, lleva ineludiblemente al enfrentamiento con el absolutismo y su pretendida legitimación religiosa, y a criticar a una sociedad estamentaria basada en la desigualdad, el privilegio y la arbitrariedad. En definitiva, el germen y la semilla de las teorías políticas del XVIII y de sus consecuencias revolucionarias están en Descartes, aunque éste no las desarrolle.

Lo mismo sucede con respecto a la religión. Descartes dedica un amplio capítulo de su metafísica a la sustancia infinita o perfecta. Sin embargo, sin duda condicionado por el ambiente represivo y la falta de libertad, no hace ningún análisis crítico de la Iglesia o de las prácticas religiosas de su época, tal como hicieron anteriormente Erasmo y posteriormente Locke, Hume, Diderot, Voltaire, etc. Pese a esta realidad, su orientación racionalista se aplicará posteriormente al tema religioso, dando origen a la llamada religión racional o natural y al deísmo propios de la Ilustración, y a una crítica incisiva de las supersticiones, milagrerías, apariciones, revelaciones, costumbres piadosas y, en ocasiones, casi mágicas, etc. que se encuentran en la religión popular de la época.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *