Uno de los influjos importantes presentes en la Filosofía Medieval y en el tomismo es el conocido como Teología negativa.

La teología negativa es la denominación que recibe una teoría sobre la divinidad que mantiene que de Dios no podemos decir lo que es sino sólo lo que no es, es decir, únicamente podemos tener un discurso negativo que se desarrollará en una Teología negativa.

El origen de la Teología negativa se encuentra en el neoplatonismo de Plotino. Para Plotino el Uno, sustancia original de la que todo emana, trasciende a toda la realidad. Está por encima de categorías, predicados, esencias, ideas, etc., que pertenecen a la Inteligencia o Logos, segunda sustancia o hipóstasis.

Por ser tal, nada puede predicarse de él, ni el ser, ni la esencia, ni la vida, porque está por encima de todas estas cosas. Nosotros decimos lo que no es, pero no podemos decir lo que es. (Enneadas, V).

La tesis de Plotino es recogida por el Pseudo-Dionisio Areopagita, personaje desconocido, autor de un conjunto de escritos conocidos como Corpus Areopagiticum, falsamente atribuidos a Dionisio, discípulo ateniense de San Pablo. Este supuesto origen confirió a estos escritos una autoridad incomparable durante toda la Edad media. Sus doctrinas ejercerán un profundo influjo sobre el pensamiento medieval. Juan Scoto Eriúgena, Hugo de San Víctor, Alberto Magno, Buenaventura, Tomás de Aquino, etc. Por ello estas obras serán comentadas repetidamente durante el medievo.

Dios trasciende a la realidad, al conocimiento y a nuestro lenguaje, por ello Dios no tiene nombre. Por encima de toda afirmación o negación, la ignorancia mística es el grado supremo del conocimiento.

Estas teorías son recogidas por Juan de Damasco o Damasceno (siglo VIII) y por Juan Scoto Eriúgena en el siglo IX y a través de ellos, tal como aparece en el artículo 2 del texto que comentamos, por Tomás de Aquino, quien se verá obligado a tener en consideración y a responder a esta problemática.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *