Cuando el pensamiento de Tomás de Aquino comienza a difundirse y ser conocido, encuentra tres enemigos notables:

  • La iglesia, pues la jerarquía condenará en general al aristotelismo averroísta, y se considerará que el tomismo forma parte de él.
  • La teología que utiliza a Aristóteles como fundamento filosófico es considerada herética. Los teólogos platónico-agustinianos ven en la posición divergente del tomismo un pensamiento erróneo.
  • El aristotelismo radical del averroísmo latino ve en las críticas de Tomás de Aquino el pensamiento de un enemigo que les combate.

    El pensamiento de Tomás de Aquino, el tomismo, supuso en su época una verdadera revolución y por ello fue recibido con una violenta oposición intelectual. La Santa Sede había prohibido explícitamente la lectura de Aristóteles pero tanto San Alberto Magno como Santo Tomás de Aquino hicieron caso omiso de dichas prohibiciones.

    En 1270, Esteban Tempier, obispo de París y canciller de la universidad, condena a la filosofía aristotélica y con ella al tomismo.

    En 1277 Roberto Kilwardby, dominico obispo de Canterbury, prohíbe en la universidad de Oxford la filosofía tomista por considerarla peligrosa. Lo mismo hace en 1284 Juan Peckham, franciscano sucesor de Kilwardby. Los franciscanos inician una crítica sistemática del tomismo.

    Todo comienza a cambiar con la canonización de Tomás de Aquino, A partir de 1286, los profesores dominicos salen en defensa del tomismo, respondiendo a los ataques de los franciscanos.

Durante los siglos XIV y XV se tolera la enseñanza del tomismo, pero la filosofía escolástica es fundamentalmente antitomista. En el siglo XVI, la llamada “escolástica barroca” es fundamentalmente tomista.

Ya en el siglo XIX, León XIII, en la encíclica Aeterni Patris, considera al tomismo fundamental para el pensamiento cristiano. Y Pío X, en 1914, afirma que en el tomismo se encuentra la formulación ortodoxa del pensamiento cristiano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *