El texto pertenece a Los orígenes del totalitarismo de Hannah Arendt. Esta obra se publicó en 1951, pocos años después del final de la Segunda Guerra Mundial, y en ella nuestra autora expone una explicación muy completa del totalitarismo. Según Hannah Arendt, el totalitarismo alcanzó su máxima expresión no solo en la Alemania nazi, sino también en la URSS de Stalin. En su opinión, la equiparación entre estos regímenes es posible porque en ambos se produjeron hechos similares, como los siguientes:

  • el aniquilamiento por parte de los nazis de 6 millones de judíos y el aniquilamiento de millones de campesinos, sobre todo en Ucrania, como consecuencia de las medidas premeditadas ordenadas por Stalin para dar un escarmiento a los kulaks
  • la persecución y destrucción sistemática de todo movimiento político democrático
  • las purgas dentro del partido
  • el terror cotidiano
  • la desaparición de intelectuales y artistas
  • los campos de concentración, de trabajo y de exterminio
  • la supresión de una sociedad civil autónoma

Además de abrir la polémica sobre la equiparación de ambos regímenes, Hannah Arendt elaboró una teoría política general del totalitarismo. Algunas ideas básicas de esta teorías son las siguientes:

  • el totalitarismo es una forma de opresión política esencialmente distinta a otras que ha conocido la humanidad
  • los movimientos totalitarios son movimientos de masas
  • el objetivo del totalitarismo no es la conquista del poder en un Estado, sino el movimiento
  • en los regímenes totalitarios impera un terror que, en lugar de disminuir, aumenta cuando desaparece la oposición política interna
  • los seguidores de un movimiento totalitario y los habitantes de un país totalitario viven una ficción ideológica absoluta que les prepara para el doble papel de víctimas y ejecutores
  • la dominación totalitaria se basa en la soledad

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *