EL ALMA

(Antropología, Epistemología)

En el texto el sujeto de la educación es el alma. Es la que, apartándose de lo que nace, debe dirigirse a la contemplación del ser y del Bien.

El texto está suponiendo un dualismo antropológico. El hombre es un compuesto de alma y cuerpo. El cuerpo es algo negativo, prisión o tumba del alma, y es quien la mantiene atada como un esclavo en el fondo de la caverna.

La educación supone control y dominio del cuerpo, y el desarrollo de la capacidad intelectual o racional del alma, lo que nos volverá a poner en contacto con las ideas y con el Bien, saliendo de este modo de la caverna y retornando a su patria, el mundo de las ideas. El alma es inmortal y eterna y el cuerpo es mortal.

En el Fedro, Platón compara al alma con un auriga que conduce un carro tirado por dos caballos, uno bueno y bello y otro todo lo contrario. Tendríamos así en el alma tres aspectos, partes o capacidades: El auriga que conoce y contempla las ideas, además conduce y guía a las otras dos, dominando la totalidad. Es el alma racional.

El caballo bueno y bello o alma irascible es la capacidad de esforzarse con valentía y constancia, superando todas las dificultades que se oponen a la consecución de la felicidad, consistente en la contemplación de las ideas y, sobre todo, de la idea de Bien. El caballo malo o alma concupiscible es la tendencia al placer, a la comodidad, a la pasividad, a dejarse dominar por las pasiones. Debe ser dominado y sometido, si queremos liberarnos y salir de la caverna.

Esta visión debe completarse con la teoría desarrollada en el Banquete sobre el amor o eros. El alma es una amante que busca entre la carencia y la posesión, la belleza y la sabiduría. La dialéctica, camino para el retorno a las ideas, es también una pasión amorosa que el alma sufre, anhelando aquello de lo que carece pero también de lo que ya comienza a gozar. Toda esta teoría plantea grandes incertidumbres e imprecisiones sobre la unidad y simplicidad del alma, y principalmente sobre su relación con el cuerpo.

Posteriormente Aristóteles intentará cerrar los interrogantes que Platón deja abiertos, distinguiendo entre vida vegetativa, sensitiva y racional y aplicando el hilemorfismo. El alma es forma del cuerpo, con el que constituye una única sustancia, pero, como consecuencia, es mortal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *